El nombre sentido, el género sentido

No respetar el nombre sentido de una persona transexual ya tiene una denominación:”deadnaming”

GAYLES.TV.-  Ayer se celebró en todo el mundo el “Día de la visibilidad transexual” y los medios de comunicación, por desgracia no todos, se hicieron eco en mayor o menor medida de la situación en que viven aproximadamente el 1% de la población que muestra clara disconformidad con su sexo biológico.

Podríamos repetir aquí los manifiestos, reivindicaciones, denuncias, estadísticas y ultrajes a que se ven sometidas día tras día  las personas que integran este colectivo, pero no lo haremos. Hemos preferido tomar un poquito de distancia y referirnos a un tema que podría parecer menor, pero que supone un importante agravio: el uso del antiguo nombre para dirigirnos a una persona que ha hecho el tránsito de género. En algún caso, como el de la conocida fotógrafa Mar C. Llop, la similitud fonética con el nombre que le pusieron sus padres al nacer suaviza el error, pero si tú te llamas Chelsea y en una entrevista se dirigen a ti como Bradley, un nombre que no te representa desde hace ya más de 5 años, el gesto supone una agresión en toda regla.

Eso precisamente le sucedió a Chelsea Manning en una entrevista para Al Jazeera que le realizaba Peter Greste. En un diálogo por videoconferencia, se refirió a Chelsea por su antiguo nombre y la entrevistada le interrumpió bruscamente con la frase: “Por favor, no me hagas deadnaming. Palabra de difícil traducción que vendría a significar “el nombre muerto”.

No todo el mundo en la comunidad transexual está de acuerdo con esa definición ya que much@s consideran que no se trata de matar aquello que eras y lo que te representaba, sinó más bien se trataría de un estado de transición, de la evolución de un nombre pasado.

Caitlyn Jenner

Sea como sea, siempre que alguien pregunta a una persona trans “¿cómo te llamabas antes?” o peor aún: “¿cómo te llamas ‘de verdad’?” se estaría comentiendo deadnaming. Otro práctica susceptible de definirse así sería la publicación de fotografías anteriores al tránsito con pies de foto del antiguo nombre. Una situación que a menudo a vivido Caitlyn Jenner con fotos de su etapa de medallista olímpico como Bruce Jenner.

Una noticia que estaría vinculada a esta cuestión es la prohibición del deadnaming en Twitter. Desde finales de noviembre en que se estipularon las prácticas que podían constituir una “conducta de odio” en la red social, a cualquier usuario que se refiera a una persona trans por su antiguo nombre, se le puede cerrar la cuenta por un tiempo o de manera indefinida.

Una práctica similar y también penalizada por Twitter es el misgendering que vendría a ser una especie de negacionismo de la transexualidad. Un ejemplo es el de la feminista canadiense Megan Murphy cuando publico en su cuenta que “los hombres no son mujeres” incurriendo en una falta que le acarreó el cierre temporal de su cuenta.

Son aspectos a tener en cuenta porque implican mucho más de lo que suponemos. Bruce H. Lipton explica en su libro “La biología de la creencia”, una práctica habitual en  kinesiología que consiste en resistir cierta presión contraria mientras decimos nuestro nombre. Cuando a la persona se le pide que ejerza esa misma presión diciendo un nombre del género opuesto es incapaz, el subconsciente se rebela y se enfrenta a la mente consciente. No puedes decir “Yo soy Juan” y mantener la presión si sientes “Yo soy Maria”. Así de sencillo.

Fuente: elpaís.com

Fotografía: mtalusan.com

GAYLES.TV

Televisión Online 

Síguenos en: Facebook Twitter Instagram

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.